2.  
ESCRIBIR ES RE-ESCRIBIR  


Ningún 1er tratamiento está listo para ser filmado. Es más, ningún primer tratamiento debería ser visto por nadie más que el autor. Es prácticamente imposible escribir todo lo que es una historia, un guión o una película con un solo tratamiento. Es más que natural, que el primer tratamiento esté lleno de deficiencias y más que pocas veces, también los tratamientos subsecuentes. Esto le sucede tanto a guionistas amateurs y profesionales. La verdad del asunto es que, aunque no lo parezca, escribir un guión es una tarea muy complicada que lleva tiempo. He aquí la importancia de re-escribir; hacer tratamientos, ya sean 5 o 15, hasta que estés convencido que has dado lo mejor de ti y el guión que escribiste es el mejor guión que pudiste haber escrito. Casi siempre, los productores, directores y ejecutivos, saben diferenciar entre un profesional y un amateur, lo que te podría llevar a más trabajos.